Can One Believe the Ancient Sources That Describe Messalina?

BY HISTORY OF THE ANCIENT WORLD – SEPTEMBER 29, 2012 the Ancient Sources That Describe Messalina?

Hosack, Kristen A. (Illinois Wesleyan University)

Constructing the Past: Volume 12: Issue 1, Article 7 (2011)

Abstract

If readers were to believe everything the ancient sources wrote about the Empress Valeria Messalina, they might conclude that she was a conniving, sex-crazed megalomaniac who worked as a prostitute in her spare time. The historian Publius Cornelius Tacitus, the satirist Decimus Junius Juvenali (Juvenal), and the biographer Gaius Suetonius Tranquillius were Roman citizens who wrote slightly before and during the middle second century CE and are just some of the ancient authors who describe Messalina in unflattering ways. However, to what degree are these sources accurate representations of Messalina? It may be difficult to gain a coherent sense of Messalina‟s true character and behavior from the ancient sources, but it is possible to identify who she most likely was not and what she probably did not do. After all, each depiction of Messalina reflects certain personal biases and motives, such as Tacitus‟s dislike of Messalina‟s husband or Suetonius‟s tendency to gossip.

In addition, the natures of history, satire, and biography can affect accuracy, as can the sources that each author used. For example, ancient historical writing‟s primary purpose was to provide lessons in morality, while biography tended to focus on anecdotal evidence, and satirical works employed exaggeration in order to be effective. Therefore, as a result of personal and literary biases, Tacitus, Suetonius, and Juvenal most likely provide exaggerated, fabricated, or intentionally one-sided portrayals of Messalina, which subsequently reduce the accuracy of their depictions.

Click here to read this article from Constructing the Past

Bankruptcy

Nothing changes. No matter that the territorial division or the name of the country, no matter the economic crisis are small or almost global reach.

In the late third century AD the Mediterranean was in the hands of Emperor Diocletian. A true autocrat, an emperor-god. While in any of his palaces, usually in Nicomedia (modern Turkey), during the hearings of the subjects had to prostrate before the emperor before daring to look up to him. All that concerned the emperor received was sacred: his person was sacred, sacred words, sacred palace, sacred treasure, and so on.

To improve the governance of the vast and heterogeneous monarchy, Diocletian introduced the system of the Tetrarchy, or power of four. The government of the empire was distributed between two August with equal powers, one of whom must live in the west and one in the Eastern Empire. The two August should rule, nominally, one Roman Empire. The Empire was still one, and the appointment of two August showed that the government had already recognized the difference between the Greek East and Latin West, the simultaneous administration of which was a task that went beyond the powers of a single person. In 293, appointing two Caesars (junior emperors) to rule over further subdivisions of East and West. Each would be subordinate to their respective Augustus (senior emperor) but would act with supreme authority in his assigned lands. This will create a kind of artificial dynastic system that had rid the empire of political turbulence.

First Augustus were Diocletian and Maximian, and Galerius and Constantius, Caesars (last one future father of Constantine the Great). Diocletian reserved Egypt and the Asian provinces, centered at Nicomedia. Maximian took Italy, Spain and Africa, with its center at Mediolanum (Milan). Galerius was the Balkan Peninsula and the Danubian provinces nearby, centered at Sirmium on the Save (near present Mitrovitz). A Constantius ascribed Gaul and Britain, with centers in Augusta Trevirorum (Trier) and Eboracum (York). These four characters were considered rulers of an empire one and undivided and laws were enacted in the quad name. Despite the theoretical equality of the two August, Diocletian enjoyed, as emperor, an undisputed supremacy. The Caesars were under the jurisdiction of the August. After some time, the August should abdicate, leaving power to the Caesars.

And the economy, Diocletian also go down in history for being the first authority that made the state intervene to stop an economic crisis that hit an inflation rate of one hundred thousand. First minting new coins tried, but the failure of the measure chosen by an edict of maximum prices at 301 d. C. against inflation and speculators, with very little luck, I must say, though decreed death for those who fail to comply. We are pleased that, “said Diocletian if anyone dares to act against the provisions of this rule, be sentenced to capital punishment, and is subject to the same danger who consents to the violation of these standards by the profit motive or desire of hoarding “. He added an uncontrollable greed and immoral that our army is always in defense of the common good, not only leave villages and cities but also on the road, and with it make the food prices not only triple, sometimes reaching and cost eight times more than anything imaginable. This law will establish a measurement and an end to greed. His Edict of pretiis-Edictum rerum Maximise venalium-fixed maximum prices for over 1,300 products – meat, wheat, clothing, shoes … – and also regulate wages.

This Edict ended in complete failure and the economy of the Roman Empire collapsed in a certain chaos, economic, even worse than previously.

In the year 305 AD, Diocletian and Maximian abdicated as Augustus, from the private life of the passions of Diocletian was the cultivation of cabbages, indeed. Galerius and Constantius became then in Augustus. However, the turmoil that exploded quickly put an end to the artificial system of the Tetrarchy, which ceased to exist in the early fourth century. The economic crisis and the subsequent civil war nearly destroyed the empire.

Solsticio, Saturnales y Navidades…

En realidad hemos inventado pocas cosas. De hecho algunas muy habituales, ni siquiera sabemos cual fue su origen.

Estos días estamos inmersos (en el ámbito más o menos cristiano) en el ámbito de la Navidad. Pero, ¿como empezó todo? Seguramente la respuesta os sorprendería. ¿Refrescamos memoria?

Los romanos, desde el siglo VI a. C. ya celebraban durante el solsticio de invierno una de sus fiestas más relevantes, las Saturnales, en honor de Saturno, divinidad agrícola protectora de sembrados y garante de cosechas. En esencia se trataba de conmemorar la memoria de este dios su papel como señor del universo en la mítica Edad de Oro, cuando dioses y hombres convivían en libertad y gozosa armonía en una naturaleza de infinita generosidad.

Se le erigió un templo en el Foro, al pie del Capitolio, que sería depositario del Tesoro Público (la Hacienda, para que daremos más vueltas). Allí la estatua imponente de este dios barbudo, que blandía una hoz en la mano, sufría sin embargo un cautiverio… particular, pues una cinta de lana, a modo de grillete, rodeaba el pedestal de la estatua para impedir que abandonase Roma y la privase de su buena sombra. Sólo al llegar las Saturnales quedaba libre de las ligaduras.

Al decir del escritor Macrobio (ss. IV-V d. C.), esta liberación simbolizaba la irrupción hacia la luz de la vida humana después de diez meses de gestación (decembris era el décimo mes en el calendario de Rómulo –primer rey de Roma- y diez meses duraba el embarazo en cómputo inclusivo, período en que la simiente había permanecido sujeta por las suaves cadenas de la naturaleza. Simbolismo humano o agrícola, lo cierto es que el dios merecía moverse a sus anchas en los días a él consagrados.

Hasta la dictadura de Julio César (s. I a.C), la fiesta se celebraba el 17 de diciembre, día en que los senadores y los caballeros romanos, con sus togas ceremoniales, ofrendaban al dios un gran sacrificio, seguido, como era costumbre, de un banquete público que culminaba con el grito de Io Saturnalia. Pero prolongó las Saturnales hasta el día 19. Siguieron su ejemplo Augusto y Calígula (s. I. d.C.), que añadieron sendos días, y Domiciano (s. II d. C.) cerró la ampliación el día 23 de diciembre.

A principios del s. II d. C. las Saturnales duraban una semana completa, consagrada especialmente al regocijo y la convivencia. Durante este tiempo se suspendían numerosas actividades públicas: la escuela, el Senado y los tribunales de justicia interrumpían sus funciones; se liberaba a los prisioneros, que agradecidos depositaban las cadenas en el templo de Saturno; y hasta se aplazaba la ejecución de las penas capitales.

Los romanos intercambiaban regalos y visitaban a amigos y familiares. Eran fiestas de excepcional permisividad, pues actitudes prohibidas o inusitadas durante el resto del año recibían licencia en las Saturnales. Se suspendía, la ley, severísima, contra los juegos de azar, y los romanos veían crecer o mermar su patrimonio en el juego de los dados, las tabas y la lotería.

Pero nada más llamativo (y carnavalesco) que el protagonismo que adquirían los esclavos. Durante estos días vestían las ropas de sus señores, que les servían en la mesa, mientras ellos despotricaban contra sus dueños sin temor a castigo.

Esta inversión de la jerarquía social ha quedado reflejada en la imagen que adorna el mes de diciembre en el calendario litúrgico de Furio Dionisio Filocalo, donde se aprecian, como motivos evocadores, unos dados en la mesa y una inscripción marginal que reza: «Ahora, esclavo, se te permite jugar con tu señor».

En el año 274 el emperador Aureliano, preocupado por el sincretismo religioso, introdujo el culto siríaco del Sol Invictus, cuyo natalicio se celebraba el 25 de diciembre, cuando el sol, superado el solsticio, recobra su poderío de luz en los días. En él reconocieron casi todas las sectas a su divinidad, especialmente los muchos seguidores de Mitra.

Esta suerte de culto solar, que había estado precedido por las fiestas en honor de Saturno, allanó el camino al Cristianismo no sólo para establecer fecha del nacimiento de Jesucristo, sol de justicia, y también para la celebración de unas fiestas prolongadas en las que, como los romanos de entonces, los cristianos de ahora se afanan en compartir la alegría, aumentar la hacienda y cumplir con los regalos, a la vez que se entregan con desenfreno a … muchas cosas.

Bankruptcy & Politics III bC

Nada es nuevo: si la agrupación o división territorial en más grandes o pequeñas porciones; ni siquiera la macro crisis económicas de alcance casi planetario.

 

 

 

 

 

 

A finales del s.III dC todo el Mediterráneo estaba en manos de Diocleciano. Un verdadero autócrata, un emperador-dios. En su palacio, generalmente en Nicomedia, durante las audiencias, los súbditos habían de prosternarse ante el emperador antes de osar alzar los ojos a él. Cuanto afectaba al emperador recibía el nombre de sagrado: eran sagrada su persona, sagradas sus palabras, sagrado el palacio, sagrado el tesoro, etc.

Para mejorar el gobierno de la inmensa y heterogénea monarquía, Diocleciano implantó el sistema de la tetrarquía, o poder de cuatro personas. El gobierno del Imperio fue distribuido entre los augustos con iguales poderes, uno de los cuales debía habitar en la parte occidental y otro en la oriental del Imperio. Los dos augustos debían gobernar nominalmente un solo Imperio romano. El Imperio seguía siendo uno, y la designación de dos augustos mostraba que el gobierno reconocía ya la diferencia existente entre el Oriente griego y el Occidente latino, la administración simultánea de los cuales era tarea que rebasaba las facultades de una sola persona. Cada augusto debía asociarse un Cesar que a la muerte o abdicación del augusto pasaba a ser augusto el mismo y elegía un nuevo cesar. Así se creó una especie de sistema dinástico artificial que debía librar al Imperio de turbulencias políticas.

Los primeros Augustos fueron Diocleciano y Maximiano, y los cesares Galerio y Constancio Cloro, padre de Constantino. Diocleciano se reservó Egipto y las provincias asiáticas, con centro en Nicomedia. Maximiano tomó Italia, España y África, con centro en Mediolanum (Milán). Galerio recibió la Península balcánica y las provincias danubianas vecinas, con centro en Sirmium, sobre el Save (cerca de la actual Mitrovitz). A Constancio Cloro se le adjudicaron la Galia y la Gran Bretaña, con centros en Augusta Trevirorum (Tréveris) y Eboracum (York).  Estos cuatro personajes eran considerados gobernadores de un Imperio único e indiviso y las leyes se promulgaban en su cuádruple nombre. No obstante la igualdad teórica de los dos augustos, Diocleciano disfrutaba, como emperador, de una indiscutible supremacía. Los cesares estaban bajo la dependencia de los augustos. Al cabo de cierto tiempo, los augustos debían abdicar, dejando poder a los cesares.

Y la economía, Diocleciano también pasará a la historia por haber sido el primer mandatario que hizo intervenir al Estado para frenar una crisis económica que alcanzó una tasa de inflación del mil por cien. Primero lo intentó acuñando nuevas monedas, pero ante el fracaso de esta medida optó por un edicto de precios máximos en 301 d. C. contra la inflación y los especuladores, aunque con muy poca suerte, todo sea dicho, aunque se decretaba la muerte para quien los incumpliese.  Nos place que” –decía Diocleciano si alguno tiene la osadía de actuar contra lo dispuesto en esta norma, sea condenado a la pena capital, y que sea sometido a igual peligro quien consienta que se violen estas normas por espíritu de lucro o ansia de acaparamiento”. Y añadía una avaricia incontenible e inmoral aparece siempre que nuestros ejércitos, en defensa del bien común, marchan no sólo por aldeas y ciudades sino también por las carreteras; con ello hacen que los precios de los comestibles no sólo se tripliquen, a veces llegan a costar ocho veces más y superan todo lo imaginable. Con esta ley estableceremos una medida y pondremos coto a la avaricia. Su Edicto- Edictum de pretiis maximis rerum venalium– fijaba precios máximos para más de 1.300 productos – carne, trigo, ropa,calzado…- y también regulaba los salarios.

Edicto terminó en el más completo fracaso y la economía del Imperio Romano se hundió en un cierto caos, económico, aun peor que el previo.
En el año 305 dC Diocleciano y Maximiano abdicaron como Augustos, pasando a la vida privada -una de las pasiones de Diocleciano era el cultivo de coles, sic. Galerio y Constancio Cloro se convirtieron entonces en augustos. Sin embargo, las turbulencias que explotaron pusieron rápido fin al sistema artificial de la tetrarquía, que dejó de existir a principios del siglo IV. La crisis económica y la guerra civil posterior casi destroza el imperio.

En cuanto a Constancio Cloro… ya está dicho

British Mandate for Palestine

Jerusalén capital del Mandato

El día 9 de diciembre de 1917  llegaron a su fin cuatrocientos años de dominio turco otomano y comenzaron, de facto los treinta años del Mandato Británico de Palestina.
Jerusalén se había rendido a las fuerzas británicas, y dos días más tarde, el 11 de diciembre de 1917, entró por la Puerta de Yafo a la Ciudad Vieja el general Allenby, comandante del ejército inglés. Eran las postrimerías de la Primera Guerra Mundial de las que el Imperio turco no se recuperó. En julio de 1920 se estableció semi-oficialmente el gobierno civil en el territorio que comprendería el Mandato, y Jerusalén volvió a ser capital.

Una de las características más importantes de este periodo es el comienzo de la construcción de acuerdo a un plan de urbanización ordenado, destinado a asegurar el carácter distintivo de la ciudad. Entre las leyes de planificación y urbanismo legisladas, cabe destacar principalmente la ordenanza que impuso la construcción en piedra de Jerusalén y prohibió el uso de cemento, ladrillos o chapa. Estas ordenanzas influyen sobre el aspecto de la ciudad hasta el día de hoy.
La nueva Jerusalén se extendió en todas direcciones. Se construyeron numerosos barrios, tanto árabes como judíos, se estableció una infraestructura social y cultural e instituciones públicas como la Universidad Hebrea, el Hospital Hadassa, el edificio de la Agencia Judía, el edificio YMCA, el hotel King David y el edificio del Correo Central.
Durante el periodo del Mandato Británico se aceleró mucho el proceso de modernización, se pavimentaron calles y avenidas y se tendió una tubería de agua desde las fuentes del río Yarkón hasta Jerusalén.
Pero la cuestión central era el futuro de Palestina, y particularmente el de Jerusalén. Las tensiones entre judíos, árabes e ingleses fueron en creciente aumento y culminaron con los sangrientos disturbios de 1920 y 1929, y la revuelta árabe entre los años 1936 y 1939.

Datos jurídicos y territoriales

El Mandato Británico de Palestina fue una administración territorial encomendada por la Sociedad de Naciones (SdN) al Reino Unido en Oriente Medio tras la Primera Guerra Mundial, con el estatus jurídico intermedio o híbrido de territorio bajo mandato (no colonia, no protectorado). Formado durante la mayor parte de su historia por lo que hoy es el Estado de Israel y los Territorios Palestinos (que en conjunto para 1931 tenían 26.625,6 km²), aunque en un primer momento incluyó también la actual Jordania. Este territorio perteneció previamente al Imperio otomano. Aunque Gran Bretaña administraba estos territorios de facto desde 1917, el Mandato entró en vigor en 1922 y expiró en mayo de 1948.

Nacimiento el estado de Israel y Stalin. Notas

En la decisón de ‘partición’ del protectorado de Palestina, junto con los aliados tradicionales del pueblo judío, se destacó, en la sombra, y no tan escondido el Secretario General del PCUS, Josif Stalin  ¿Cuáles podrían haber sido las razones de Stalin para respaldar la partición en 1947? Todas estaban fundadas en su visión geopolítica y, por lo tanto, todas tuvieron que ver con la política exterior.

De un lado los judíos significaba ponerse enfrente de los británicos, que consideraban Palestina el lugar adecuado para vigilar sus intereses  en el Golfo Pérsico y mantener el Canal de Suez. En segundo lugar, al dictador soviético debió parecerle que el nacimiento de un Estado judío en Oriente Medio podría acrecentar las rivalidades británico-estadounidenses en la zona (de hecho, Washington y Londres terminaron chocando en Oriente Medio con ocasión de la crisis de Suez, en 1956). En tercer lugar, Stalin veía al futuro Estado de Israel como un aliado, pues estaría en manos de judíos de izquierdas procedentes, en su mayoría, de Europa del Este. Ese aliado podría proporcionar a la Armada rusa una base en el Mediterráneo, un objetivo estratégico más antiguo que los sóviets. En cuarto lugar, la emigración de judíos rusos le ofrecía la posibilidad de penetrar el nuevo Estado con agentes que se encargarían de garantizar su prosovietismo. En resumen, Israel podía suponer para la URSS una victoria en una región del mundo donde todavía no había terminado de fijarse la influencia de las superpotencias.

Stalin no se limitó a votar a favor de la partición,  de hecho ayudó a los judíos a combatir a los árabes en la guerra que la propia partición desencadenó. A través de Checoslovaquia, les hizo llegar armamento.

Sin embargo, el nacimiento del Estado de Israel tuvo efectos indeseados para el dictador soviético. Ante todo, Stalin se vio desconcertado al ver que su enemigo, Estados Unidos, apoyaba la partición con casi tanto entusiasmo como él. Luego, cuando Golda Meier llegó a Moscú como primera embajadora de Israel en la URSS, los judíos rusos la aclamaron enfervorizados. Fue entonces cuando se dio cuenta de que su política había proporcionado a sus hebreos una nueva patria…

Además, y aún peor, los israelíes parecían más agradecidos con los Estados Unidos que con la URSS. El paranoico Stalin dio en ver una conspiración de enormes proporciones entre las asociaciones judías norteamericanas, el Gobierno de Israel y los judíos rusos. Esta paranoia fue constantemente alimentada por los asustados miembros del Politburó, quienes, mitad por antisemitismo, mitad por temor a las consecuencias internas, empujaron a Stalin a acometer la persecución de sus propios judíos. El pogromo se llamó con el eufemismo campaña contra el cosmopolitismo. En enero de 1949 llegó a ser detenida la esposa del ministro de Asuntos Exteriores, Molotov. Cuando se discutió la corrección de tal medida, Molotov tuvo –para irritación de Stalin– el valor de abstenerse. Como consecuencia, fue cesado de su cargo.

Juan Pablo II Magno, en cifras

A continuación facilitades por el Departamento de Estado Vaticano a las Agencias de Prensa internacionales, reseño, para quién puede estar interesado, algunas estadísticas relativas al histórico papado de Juan Pablo II, que comenzó el 16 de octubre de 1978 y acabó el 02 de abril de 2005:
Duración del papado

El Papa ocupó en el cargo más de 26 años y 5 meses, siendo por ello el tercer pontificado más largo en los alrededor de 2.000 años de historia de la Iglesia Católica Romana. 

Se cree -no se sabe- que el papado más prolongado fue el de San Pedro, quien presidió la Iglesia durante al menos 34 años. Hay varios Papas que reinaron durante un mes o menos en la Edad Media.

 Así, Esteban II, fue elegido en 757 pero murió cuatro días después, antes de asumir oficialmente el cargo. El papado más corto en los tiempos modernos fue el de Juan Pablo l, predecesor de Juan Pablo II, quien sólo estuvo 33 días al frente de la Iglesia.

Cifras, km y discursos

Durante su pontificado, el Papa Juan Pablo II ha:
–> viajado un total de 1.247,613 kilómetros, ó 3,24 veces la distancia de la Tierra a la Luna, en viajes papales dentro y fuera de Italia
–> visitado 129 países y territorios diferentes
–> realizado 146 viajes en Italia
–> realizado 301 visitas a parroquias en Roma
–> pasado 822 días, o más de dos años y tres meses, fuera del Vaticano
–> leído más de 20.000 discursos
–> leído casi 100.000 páginas de discursos
–> celebrado más de 1.160 audiencias generales en el Vaticano a las que han asistido más de 17,64 millones de personas.

Documentos

–>ha emitido 14 encíclicas, 45 cartas apostólicas y 14 exhortaciones apostólicas

Personas, beatos, santos

–> ha beatificado a 1.338 personas, más que todos sus predecesores en los últimos cuatro siglos juntos

–> ha canonizado a 482 personas, más que todos sus predecesores en los últimos cuatro siglos juntos

–> ha nombrado 231 cardenales.

–>se ha reunido con más de 1.590 jefes de Estado o de Gobierno.

Más, menos

La mayor multitud reunida en una misa papal fue unos 4.000.000 de personasen Manila en 1995.

El menor número de personas que acudieron a una misa papal fue de unas 200 durante un viaje a los países nórdicos en 1989.

Ad maiorem gloria dei 03 de junio 2011 (6años, 2 meses y 1 día tras el fallecimiento)

A Brand New Start

Unos años antes…

En la primera mitad del siglo VII a.C. emigrantes de Megara fundaron en la punta meridional del Bosforo, la colonia de Calcedonia. Varios años mas tarde un nuevo contingente de megarios, fundo en la primera ribera europea de la punta meridional de Bosforo, la colonia de Bizancio, nombre que se hace derivar del jefe de la expedición megaría: Byzas, aunque este extremo, como otros muchos, no ha sido históricamente corroborados.

Las ventajas de Bizancio respecto a Calcedonia eran evidentes. Herodoto (siglo V a. J.C.) cuenta que el general persa Megabaces, al llegar a Bizancio, calificó de ciegos a los habitantes de Calcedonia que, teniendo ante los ojos un emplazamiento mejor — aquel donde algunos años más tarde fue fundada Bizancio,— habían elegido una situación desventajosa. Una tradición literaria más reciente, ratribuye esa declaración de Megabaces, en forma ligeramente modificada, al dios Apolo, quien, en respuesta a los megarios que preguntaban al oráculo dónde debían construir su ciudad, les dijo que frente al país de los ciegos.

Siglos después, los emperadores (I-IV dC) de abandonaron a menudo Roma durante períodos de larga duración, a causa de la frecuencia de las campañas militares y de los viajes por el territorio. A fines del siglo II dC Bizancio sufrió. Septimio Severo, vencedor de su rival Pescenio Niger, a cuyo favor se había inclinado Bizancio, hizo padecer a la ciudad terriblemente y la y casi la arruinó.

Pero Oriente seguía ejerciendo poderoso atractivo sobre los emperadores. Diocleciano (284-305) disfrutó muchísimo en Asia Menor (Anatolya, en la actual Turquía), concretamente en la ciudad bitinia de Nicomedia, que embelleció con magníficas construcciones.

El inicio

Cuando pensó en edificar la nueva capital, se dice que Constatino barajó por algún tiempo los emplazamientos Naisos (Nisch, en Serbia), donde había nacido, en Sárdica (Sofía, Bulgaria) y en Tesalónica (Salónica en Grecia). Pero atrajo su atención sobre todo el emplazamiento de la antigua Troya, de donde, según la leyenda, había partido Eneas, el fundador del Estado romano, para dirigirse al Lacio, en Italia (en la obra de Virgilio, elaborada a partir del encargo del Primer Emperador, Augusto).

El emperador fue en persona a Troya, se dice que él mismo trazó los límites de la ciudad futura. Las puertas estaban ya construidas, según testimonio del historiador cristiano del siglo V dC Sozomeno, cuando, una noche, Dios se apareció en sueños a Constantino y le persuadió de que buscase otro emplazamiento para la capital. Ya hemos visto que los sueños de Constantino solían ser muy… oportunos. Efectivamente Bizancio contaba con ventajas excepcionales para la lucha contra los enemigos exteriores: por mar era inatacable y por tierra la protegían sus murallas, que podían aún mejorarse, como realmente hizo al construir una muralla que iba del Cuerno de Oro al mar de Mármara. Económicamente, tenía en sus manos todo el comercio del mar Negro con el Mediterráneo.

Un siglo después aún se observaban las obras inacabadas frente a la posible ubicación de Troya.

Sobre el año 325 dC comenzaron las obras en Bizancio. Cuarenta mil soldados godos participaron en los trabajos. Se concedieron a

la nueva capital una serie de diversas inmunidades comerciales, fiscales, etc., a fin de atraer allí una población numerosa.  Monumentos de Roma, de Atenas, de Alejandría, de Antioquía, de Éfeso, sirvieron para embellecimiento de la ciudad. En la primavera del año 330, los trabajos estaban tan avanzados, que Constantino pudo inaugura oficialmente la nueva capital. Esta inauguración se celebró el 11 de mayo del 330. La organización de la ciudad fue tomada de Roma, por tribus urbanas (12) y rurales o extramuros (2).

Más tarde, la antigua Bizancio, convertida en capital del imperio oriental, empezó a ser llamada “la ciudad de Constantino,” o Constantinopla, y hasta, a continuación, meramente “Polis” o simplemente ‘La Ciudad’

El geógrafo árabe Al-Masudi escribe en el siglo X que los griegos de su época, al hablar de su capital, la llamaban Bulin (es decir, la palabra griega Polín) y también IstanBulin (Stenpolin) y no empleaban el nombre Constantinopla. De ahí Istanbul, y  …

Seguimos en otro momento

in this sign you will conquer

En el comienzo de una nueva etapa, me parece interesante, refrescar algunas ideas sobre otra transición, en otro tiempo, y otro lugar, que viene también a ser este.
El siglo IV puede ser o no apasionante, pero no cabe duda que fue convulso, y marcó definitivamente el principio de una época seguramente oscura. Antes de adentrarnos en el Oriente griego, necesariamente hay que lanzar unas líneas sobre una de las figuras de la época, Constantino. Su historia es conocida, el mito y las no-verdades, quizá lo sean menos.

Constantino el Grande pertenecía, por parte de su padre, Constancio Cloro, a una noble familia de Mesia. Nació en Naisos….  Es decir, había nacido en Serbia en la localidad hoy llamada Nis, Ниш en serbio a veces transliterado como Nish y que está situada sobre el río Nišava.
Siguió los pasos militares y políticos de su padre. Sin embargo a partir del 305 dC. los acontecimientos se precipitan, en la historia de Roma y del personaje: Constancio Cloro, esto es su padre, y Galeno, pasaron a ser augustos, uno en Occidente y el otro en Oriente.  Constancio Cloro, sin embargo murió en Britania al año siguiente, y sus legiones proclamaron augusto a su hijo Constantino. Simultáneamente Roma se levanta contra Galerio, y tras deponerlo, entrega el título a Majencio, yerno de Galerio. Así la estalla una cruenta guerra civil en Constantino de un lado que forjó alianza con Licinio, y Majencio de otro con su padre Maximiano. Tras sucesivas luchas y muertes, en 312 dC, a las puertas de Roma, cerca del puente Mílvio, Majencio se ahogó tratando de huir y quedaron victoriosos y augustos Constantino y Licinio.

Hasta ahí la historia. Después comienzan los ‘mitos’:

El Lábaro (in hoc signo vinces, ἐν τούτῳ νίκα) o el signo sobrevenido.

Se ha escrito que tras la batalla, al día siguiente el emperador Constantino relató que en vio el cielo iluminado con un símbolo y escrito que con ese signo vencería. Llamó artistas, les describió el aspecto del signo que se le había aparecido y les dio el encargo de fabricar un estandarte análogo, que se conoció con el nombre de lábaro. El “labarum” no es sino la deformación griega de “laurum,” en el sentido de “estandarte laureado, estandarte rematado en una corona de laurel.” El lábaro representaba una cruz alargada. En la perpendicular a la lanza iba fijo un trozo de tela, que consistía en un tejido de púrpura cubierto de piedras preciosas, variadas y magníficas, insertas en la trama, donde brillaban los retratos de Constantino y de sus hijos. En la cúspide se hallaba sujeta una corona de oro en cuyo interior aparecía el monograma de Cristo.

Eusebio de Cesárea escribe dos veces acerca de la victoria de Constantino sobre Majencio. En su primera obra, la Historia eclesiástica, Eusebio observa solamente que
Constantino, yendo en socorro de Roma, “invocó en su oración, pidiéndole alianza, al Dios del cielo, así como a su Verbo, el Salvador universal, Jesucristo.” Como se ve, aquí no se menciona ni sueño, ni signo en los escudos.  Finalmente, el mismo Eusebio, unos veinticinco años después de la victoria de Constantino sobre Majencio, y en otra obra (La vida de Constantino), nos da, apoyándose en las mismas palabras del emperador, que se lo “había contado y le afirmaba ser verdad bajo juramento,” el famoso relato en virtud del cual Constantino habría visto, durante sumarcha sobre Roma, por encima del sol poniente, una cruz luminosa con las palabras (hoc signo vincas) ) A partir de la época de Constantino, el lábaro se convirtió en el estandarte del Imperio de Bizancio.

PseudoEdicto de Milán

El primer edicto de protección a los cristianos se dictó, curiosamente, bajo el reinado de Galerio -curiosamente por haber pasado a la historia por ser uno de sus mayores perseguidores-, donde les permitía “que existan, celebren reuniones, si no turban el orden. Rueguen a su Dios por nuestra prosperidad y la del Estado” (a. 311 dC). También les permitía rogar por ellos mismos.

Entonces, en 313 dC reunidos en Milán los augustos Licinio y Constantino… (así comienza el texto que hemos conocido) existió? ¿Se reunieron allí y decidieron algo?

No es pacífico. De un lado el original del texto, caso de haber existido, no se conserva, nadie lo ha podido leer, directamente, ni ahora, ni entonces.

Dos son las fuentes secundarias fundamentales: de un lado,  Lactancio  que se sirve de un, reescrito de Licinio dirigido al gobernador de Bitinia ese mismo año, en tanto que Eusebio usa una traducción al griego del original latino desconocido. Lo que con los siglos se ha asumido como edicto de protección y primer gesto de Constantino hacia el Cristianismo, obedece realmente a la redacción que Licinio hizo concretamente para Nicomedia (provincia romana en la actual Turquía).

Se ha aceptado, sin embargo, que en 313 dC que ambos augustos resolvieron algunos extremos sobre la situación de los cristianos, y decidieron adoptar algunas medidas en su favor. Fundamentalmente por los efectos que estas decisiones tuvieron, pero el Edicto tan famoso y estudiado… no existió.

Curiosamente en el primer tercio del siglo IV el cristianismo era seguido por 10% de la población. En tal caso, la teoría política de las relaciones de Constantino y el cristianismo según la cual el ya emperador se movía impulsado por favorecer a la mayoría de sus súbditos, debe ser rechazada, en su forma integral al menos. Ningún estadista hubiese podido construir sus planes apoyándose en esa décima parte de la población, que además, como se sabe, no se mezclaba entonces en política. De hecho, la actuación personal de Constantino en cuanto a la Iglesia, no es objeto de estas líneas, pero hasta su muerte, él ostentó el título tradicional de Pontifex, celebraba ceremonias en favor de Sol Indiges, y el Domingo coincidía con su solis diae en el culto de Mitra.  Demos un salto de años y continuemos.

Y… en otro momento seguimos